Gracias al aventurero Jorge Padrones, tenemos el placer de ofreceros una descripción de un evento que tuvo lugar el pasado 7 y 9 de agosto del 2020. Dicha prueba de carácter esporádica y orientada al gravel, transcurre por cuatro zonas por el norte de la península. A continuación, te mostramos su experiencia en dicho prueba para el ciclismo de aventura.

Descripción del Evento Gravel

El nombre de este evento viene de los cuatro territorios son los atravesados por esta ruta circular que comienza y termina en Vitoria. Aunque no se trata solamente de una ruta ya que el pasado verano la vivimos en forma de quedada que juntó a un puñado de entusiastas por este “nuevo” ciclismo.

Cuatro territorios que están unidos por un denominador común , en este caso por el vino y su cultura ya que durante nuestra ruta atravesamos Álava y su famosa Rioja-Alavesa, Condado de Treviño, La Rioja y Navarra para volvernos a adentrar en Álava.

A pesar del denominador común vitivinícola la variedad paisajística es grande atravesando desde bosques, viñedos, llanuras y sombríos senderos y como en toda buena ruta de bikepacking no podía faltar la dosis de montaña. En total 300 Kilómetros de divididos en 3 días con más de 4000 metros de desnivel acumulado que hacen que dependiendo de nuestro ritmo y nivel se nos haga duro el recorrido.

El primer día salimos de Vitoria camino de Haro, capital del vino en la Rioja, un numeroso grupo de alrededor de 40 personas que de alguna manera representa la variedad de gente que se siente atraída por el bikepacking y el gravel ya que el abanico de tipo de ciclista que practica este ciclismo, cubre todo el espectro ya que al ser una disciplina tan versátil todo el mundo encuentra algún atractivo en él. Un variado grupo, pero con una pasión en común, la bicicleta, y disfrutar de los maravillosos paisajes que nos dejaban las afueras de Vitoria y el territorio del Condado de Treviño, encapsulado dentro de Álava pero perteneciente a la comunidad de Castilla y León, para terminar en la Rioja, de manera que en esta primera etapa ya habíamos transitado por 3 de los 4 territorios.  En este formato de evento se proponía un alojamiento para el grupo, pero hubo algunos participantes que prefirieron buscar un sitio para dormir por sus propios medios y pasaron la noche en el Frontón del pueblo mientras que hubo participantes que buscaron sus propios alojamientos.

A la mañana siguiente quedamos a las 8 de la mañana en las afueras de Haro para un pequeño briefing y afrontar la etapa reina del evento, tanto por número de kilómetros como por dureza. En el menú del día como plato fuerte teníamos la subida al alto de la Cruz de la Demanda. El espíritu de este tipo de eventos es el de mantener el grupo unido durante el mayor tiempo posible que nos permita disfrutar de el recorrido juntos y acercarnos a otros participantes, por lo que se iban haciendo agrupamientos periódicos que permitieran que todo el mundo llevase un ritmo cómodo, pero manteniendo el espíritu de grupo. A destacar la subida al Alto de la Cruz de la demanda, un puerto largo, de asfalto roto e inmensa belleza, aunque lo más bonito empezaba al coronar. Por un lado, por el avituallamiento que teníamos preparado con todo lo que podamos imaginar servido por los amigos de Amatter Coffee en Vitoria, tartas, café, gazpacho, kombucha y un largo etcétera. Al reanudar la marcha empezaba uno de los tramos más bonitos de toda la ruta, un cresteo por los picos alrededor de la cruz de la demanda que nos daría la vuelta a toda la sierra, cresteando siempre por encima de los 2000 metros por una pista de montaña para afrontar un largo y rápido descenso hasta San Millán de la Cogolla, cuna del castellano, donde comimos. Después nos quedaba un tramo favorable hasta los alrededores de Logroño donde hicimos noche cada uno con su opción elegida.

El último día de la ruta arrancaba pronto con el objetivo de llegar a Vitoria antes de comer como así fue. El recorrido de salida de La Rioja transcurría entre grandes campos de Viñedos en lo que podríamos denominar la Toscana española, colinas y viñedos dibujando un bello horizonte sobre el que iríamos haciendo kilómetros hacia nuestro destino entre las viñas que darán algunos de los mejores vinos del país y nos adentramos en el cuarto territorio del fin de semana, en Navarra, una breve incursión para volver de nuevo a Álava. El final de la ruta transcurría por una sombría vía verde que nos acercó sin demasiado esfuerzo hasta nuestro destino.

En resumen, una ruta muy bonita y un fin de semana compartido con entusiastas del gravel y en definitiva del ciclismo, todo ello organizado con maestría por @ibaipacking quien tiene experiencia en organizar este tipo de eventos y en los que sabe conjugar la esencia del bikepacking, el gravel y la pasión por este deporte.

Vídeo del Evento

Gsport – IV Lands from Gsport on Vimeo.

Más información:

@Jorge_padrones

Ruta en komoot: https://www.komoot.es/collection/1085670/-iv-lands?ref=undefined

Video en Vimeo: https://vimeo.com/453776681

Fotos:

@ibaipacking

@antonioortizbike

Video:

@gsport_oficial