La marca italiana Cipollini ha introducido en el mercado su primer modelo para el Gravel: la MCM All Road. A primera vista recuerda en cuanto a su diseño y geometría a la MCM de carretera, pero adaptada al ciclismo Gravel. Precisamente se acerca más a una bicicleta de competición que a una bicicleta de aventura, ya que nivel de construcción de materiales y componentes estamos ante una bicicleta de primer nivel.

La GR2 MCM All Road está fabricada mediante la base de un precioso cuadro de carbono con material superligero T1000 fiber carbon. Esto provoca que estemos ante una bici de Gravel que el peso de su cuadro es de tan sólo 1.180 gr, más cercana a la ligereza de modelos puros de carretera que a una bicicleta todoterreno. La diferencia a los modelos de carretera, radica en la fabricación de cuadro pensado para resistir los terrenos más duros, utilizando hilos kevlar para crear una mejor absorción de impactos en el uso fuera del asfalto.

Otra de las cosas a destacar del cuadro, es que está fabricado mediante el sistema T2T (tubo a tubo). Es decir, los marcos se colocan de tubo a tubo, lo que permite longitudes y geometría personalizadas y asequibles.

 

Este impresionante cuadro está fabricado mediante el sistema T2T (tubo a tubo).

La bicicleta permite neumáticos hasta de 40mm, por lo que tenemos más que asegurado su utilización en terrenos más complicados, donde prima más la estabilidad que la velocidad.

Finalmente destacar que dispones de cinco tallas de bicicleta (XS-S-M-L-XL) y que la garantía del cuadro es de 10 años.

Más información

www.mcipollini.com