La marca MMR dispone en su catálogo de una bicicleta destinada al gravel bajo un elegante cuadro de carbono: la X-Tour. De hecho, este modelo que recoge la geometría de su hermana de ciclocross la Attack,  e incorpora un grupo monoplato como es el Rival 1, es un modelo con un carácter muy versátil, capaz de adaptarse bien a múltiples tipos de superficies.

El objetivo que ha perseguido MMR con el lanzamiento de esta bicicleta para todo, es ofrecer al usuario todo un modelo para afrontar cualquier aventura, mediante una conducción cómoda y suave.

Características del cuadro

La X-Tour, como hemos comentado en la introducción, se presenta con un cuadro de carbono (Monocoque carbon). Dicho material, que parecía reservado para modelos de alto nivel de ruta y mountain bike, también ha sido adquirido por la disciplina de gravel y en estos últimos tiempos vamos viendo modelos construidos bajo carbono. En este caso hay detractores de utilizar este material ligero en las bicicletas de aventura, donde se les va a tratar con algo de dureza por caminos variopintos.

En cuanto a la geometría de la MMR para gravel, su diseño no presenta un sloping pronunciado o mejor dicho carece prácticamente de éste. Esto tiene un sentido: se prioriza una conducción más cómoda y relajada que cierta agresividad. Por tanto, la X-Tour no parece a priori una bicicleta racing y su objetivo será rodar con ella de manera más tranquila. El resultado final es una posición del ciclista mucho más erguida, en comparación con un modelo que disponga de una mayor caída del tubo superior. Esto se ha conseguido con un alcance o reach (longitud del cuadro) más corto y un stack (altura del cuadro) más alto.

“Según el propio fabricante, la geometría está pensada para que reine la comodidad yendo más erguido en comparación a otras geometrías en las que tu cuerpo debe de ser más eficiente ante el viento.”

El diseño del cuadro visualmente es muy moderno. Por una parte, dispone de cableado interno proporcionándonos una bicicleta muy limpia desde el punto visual. Y es que la disposición de cables fuera del marco se puede observar en bicicletas más clásicas o de otros tiempos. Por lo que se refiere a la horquilla, esta es gruesa y con forma recta confiriendo al conjunto un toque muy actual.

“Dispone de cableado interno proporcionándonos una bicicleta muy limpia desde el punto visual.”

Una de las cosas que echo de menos, es que tanto el cuadro como la horquilla, y es algo que no he podido observar, no disponen de soldaduras añadidas para ubicar un tercer portabidón o bien bolsas de bikepacking. De todas formas, creo que esto no debe ser un inconveniente, ya que hay soluciones en el mercado que te permiten colocar un tercer portabidón o bolsas adicionales, sin la necesidad de disponer de soldaduras. Un ejemplo es el fijador de Decathlon que te permite ubicar un tercer portabidón sin la utilización de tornillos. Sin embargo, sí que es posible ubicar guardabarros en la parte delantera y trasera de la bicicleta. Cosa de agradecer si circulamos por caminos encharcados, con barro o polvo.

Para finalizar de momento sólo se dispone de un único color (verde) y en cuanto a las tallas hay seis tamaños distintos: (XS, S, M, L, XL y XXL).

Grupo y componentes

La X-Tour viene montada de serie con el grupo monoplato Sram Rival 1. Este grupo está pensado en exclusividad para el ciclismo gravel, ciclocross o bien para aquellos usuarios que deseen simplificar el desarrollo de su bicicleta de ruta. En cuanto a las opiniones de utilizar este tipo de cambios son diversas. Hay usuarios que prefieren los cambios basados en doble plato. Desde mi punto de vista, creo que son un ventaja para gravel y sobre todo cuando circulamos por distintos terrenos, ya que facilita las cosas el hecho de utilizar solamente una palanca de cambio.

“La X-Tour viene montada de serie con el grupo monoplato Sram Rival 1. Este grupo está pensado en exclusividad para el ciclismo gravel o ciclocross”

En cuanto a la transmisión es de 11 velocidades formada por un plato de 40 dientes y combinada con un cassette grande de 11/42t. Este tipo de combinaciones se comporta muy bien por pista forestales y se queda algo corto en rutas de asfalto donde necesitamos algo más de velocidad.

Los periféricos que monta este modelo son de aluminio y de buena calidad. Manillar, potencia y tija son de la archiconocida marca Ritchey. Con el tiempo, si eres de los que le gusta mejorar puedes cambiarlos por componentes de mayor nivel si lo deseas, aunque en el ciclismo gravel debe primar desde mi punto de vista más la durabilidad y fiabilidad del material que la ligereza.

Las ruedas son las Mavic Aksium Allroad para frenos de disco y destinadas al ciclismo de aventura o ciclocross. La medida es de 700c y además nos permite montar ruedas de 650b con mayor balón.  Los neumáticos son los Hutchinson Overide, también específicos para el gravel y con una medida de 38mm. En cuanto al tamaño máximo de neumáticos que podemos montar es de 40mm.

Especificaciones técnicas

Horquilla: Mmr X-Tour – Full Carbon Concept. Ta 12mm
Dirección:Ritchey Pro – Integrated Tapered
Cambio:Sram Rival 11v
Frenos:Sram Rival Flat
Bielas: Sram Rival
Cassette: Sram Pg-1130 11v
Cadena: Sram Pg-1130 11v
Ruedas: Mavic Aksium Allroad Disc
Cubiertas:Hutchinson Overide
Potencia: Ritchey Comp – 4 Axis
Manillar: Ritchey Comp Curve Bb Black
Tija: Ritchey Logic Bb Black 27.2mm
Sillín: Selle Italia Xr

Precio

Su precio oficial es de 2.199 euros.

Veredicto

La MMR X-Tour es una bicicleta de gravel de un excelente nivel basada en un cuadro de carbono moderno y una transmisión monoplato (Sram Rival 1). Es un modelo para aquellos usuarios que les guste mantener una posición más erguida con el objetivo de tragar kilómetros.

Los componentes en general que presenta son de buena calidad y esta bicicleta puede ser una buena base para ir mejorándola en el futuro. Aunque sinceramente creo que no le hace ninguna falta.

Tiene un precio muy bueno, como la mayoría de modelos de la marca: 2.199 euros.

Vídeo

Más información en:

Mmrbikes.com/