Si eres de los afortunados con una bicicleta gravel nueva gracias a la bondad de Santa Claus (o de tu cartera) y además eres principiante en esta modalidad de ciclismo, entonces aquí cinco acciones rápidas que te recomendamos hacer.  

La razón de tales recomendaciones es porque no es lo mismo probar una bicicleta por unos minutos en la tienda, que ya montarse en ella por horas y transitar por caminos de gravel.      

Las cinco acciones rápidas

Durante los primeros kilómetros de pedaleo en tu nueva gravel la emoción te hará olvidar o minimizar algunos detalles. Recuerda que la adrenalina (mientras dura) es muy poderosa, pero en las horas siguientes la misma se acaba y comienzan las dudas sobre la puesta a punto de la bicicleta.

Pero dejemos ya de lado los posibles escenarios y vayamos a las acciones recomendadas:

Primera: Revisa nuevamente la altura del sillín. Si compraste tu gravel en una tienda física es probable que el técnico haya ajustado la altura del sillín y, en teoría, el mismo se ubica en el nivel ideal. Sin embargo, es probable que por la rapidez del proceso o la tu prisa por salir de la tienda con tu nueva gravel, hayan hecho que el sillín se haya quedado unos milímetros arriba o debajo de la posición ideal.    

Segunda: Revisa la altura del manillar. Tanto la altura del manillar como la altura del sillín definirán tu postura o posición de pedaleo. Si quieres una posición descansada entonces el sillín deberá estar a la misma altura del manillar o quizá un poco más abajo. Si quieres una posición más agresiva, el sillín debe estar más arriba. Ahora bien, si tu sillín se ubica ya en la posición ideal pero sientes una postura no ideal para ti, entonces seguramente deberás ajustar la altura del manillar. Para ello deberás remover (cambiar de posición) o agregar espaciadores ubicados debajo de la potencia. Al respecto lo más probable es que podrás remover más no añadir. Los fabricantes usualmente montan sus manillares en la posición más alta posible.  La posición es muy importante; es la que te permitirá pedalear por tanto tiempo como gustes sin que se te adormezcan los brazos o tengas dolor de espalda.   

Tercero: Si te sobró presupuesto compra una bolsa de sillín, de cuadro o manillar. Ya sea que tu gravel la utilices para transitar por la ciudad, pedalear los fines de semana y/o darle duro en circuitos o competencias gravel, te recomiendo compres una bolsa de sillín, de cuadro o manillar para cargar las llaves, celular, snacks o herramienta. Con ello evitarás sobrecargar y dañar las bolsas de tu vestimenta, lo cual en ocasiones suele ser molesto (principalmente en recorridos largos) y/o incómodo para maniobrar. Entre menos carga lleves directamente en tu cuerpo será mejor. Hoy en día hay muchos tipos de bolsas y a precios muy accesibles en las tiendas virtuales. En este link encontrarás un video que elaboré sobre una bolsa de cuadro y en este otro un video sobre bolsa en manillar. En lo personal prefiero este tipo de bolsas dado que tendrás más a la mano la herramienta o tus artículos personales respecto a una bolsa de sillín.   

Cuarto: Si todavía tienes presupuesto compra neumáticos apropiados para tu tipo de ciclismo. Es muy común que la bicicleta gravel que acabamos de adquirir no posea un componente de nuestra preferencia. La razón de ello es porque no hay una gravel perfecta o elaborada a tu medida, salvo que tu mismo la vayas armando con los componentes de tu preferencia. Uno de tales componentes de alta importancia son los neumáticos, pues tienen alto impacto en la comodidad de tu recorrido. Ejemplo; unos neumáticos delgados circulando por superficie gravel será una tortura al ir brincando como pelota dado que no puedes bajar la presión del aire debido al riesgo de dañar a la rueda. Por el contrario, unos neumáticos demasiado gruesos circulando mayormente por asfalto será un desperdicio de energía y de tiempo. Se trata entonces de ubicar el grosor de neumático que mejor encaje al tipo de superficies que mayormente circularás. Si tu nueva gravel no tiene los neumáticos apropiados, entonces piensa seriamente en cambiárselos. Para más en este tema en el siguiente link encontrarás información de manera detallada.    

Quinto: Sigue ahorrando, tu nueva gravel será una adicción. Conforme vayas descubriendo lo hermoso del ciclismo gravel irás descubriendo que requerirás más componentes, accesorios o aditamentos para hacer tu experiencia algo más placentera. Por ello, la quinta acción recomendada es que sigas ahorrando para comprar, por ejemplo, unos pedales apropiados con cala (la sexta acción), de manera que transites más seguro en superficies de gravel. Aquí hay dos tipos de calas; para zapatillas de ruta y para zapatillas de montaña. En lo recomiendo estas últimas y de doble piso (por un lado planos y por el otro con calas). Otras acciones que posiblemente deberás hacer y quizá en diferente orden a las primeras cinco citadas son las siguientes: a) comprar un short con gel o pads para no desgastar tu trasero; b) comprar un jersey de ciclista con bolsas posteriores; c) un casco apropiado y si no tienes, entonces su compra es la tercera acción que deberás realizar; d) herramienta básica; e) cable de seguridad para sujetar tu bicicleta nueva y evitar sea robada, entre otras más.    

Finalmente, la recomendación es que disfrutes tu nueva bicicleta gravel con lo que puedas y como puedas. Y recuerda, lo más importante es siempre tener precaución e ir alertas para evitar accidentes. Cuerpo sólo tenemos uno.

Redes sociales de TodoGravel

Podcast: www.todogravel.com/podcast