Aunque el coronavirus es un virus nuevo, paulatinamente comienzan a surgir estudios y reportes sobre las consecuencias de corto y largo plazo que pueden ocasionar en las personas que lo padecieron. Sin embargo, el conocimiento de los efectos en deportistas de cualquier nivel (pasatiempo, amateur, profesional) recién se está generando y por lo tanto difundiendo.

Días atrás The New York Times publicó un interesante artículo cuyo autor es el doctor Jordan D. Metzl, especialista en medicina deportiva en el hospital de Cirugías Especiales de Nueva York, enfocado precisamente en los efectos del coronavirus en los deportistas (incluidos los ciclistas). Los descubrimientos no son nada agradables.  

COVID19 también afecta a los deportistas

El Dr. Metzl señala que durante los últimos 20 años en que sus pacientes deportistas le han preguntado si pueden hacer ejercicio una vez que una enfermedad viral ha concluido (como una gripa fuerte), les ha dado el mismo consejo siempre: escucha a tu cuerpo y si ejercitarte te hace sentir mejor, entonces adelante.

Sin embargo, el Dr. Metzl confiesa que el COVID19 ha hecho que cambie de consejo.

El doctor señala que al inicio cuando la pandemia comenzó y sus primeros pacientes comenzaban a aliviarse, él y sus colegas notaron que algunos de ellos tuvieron problemas para recuperar sus antiguos niveles de condición física. Observó que unos experimentaron extrema fatiga y problemas al respirar, mientras que otros simplemente no pudieron llegar a sus niveles previos de resistencia para realizar ejercicio.

Pero aquí viene lo más preocupante. Observó, y también tuvo noticias de otros colegas, de que un alto número de ex pacientes experimentaron un mayor número de problemas médicos como arritmias cardiacas e inflamación del músculo del corazón, lo cual puede ocasionar un repentino ataque cardiaco.

¿Otros efectos del COVID19? Coágulos de sangre en diferentes partes del cuerpo.

El Dr. Metzl señala que lo más sorprendente (cómo si lo anterior no lo fuese) es que estos efectos por COVID19 lo vio en pacientes que previamente eran saludables y se ejercitaban con frecuencia y que, durante su periodo de convalecencia por COVID19, nunca requirieron hospitalización.

En otras palabras, el COVID19 no les pegaba fuerte pero, luego de que se “curaban”, comenzaban los problemas antes señalados.

COVID19 y ciclismo

Para aterrizar todo este tema al ámbito del ciclismo aquí un caso que cita el Dr. Metzl en su artículo. Relata que una ciclista en sus 40s con recientes síntomas de COVID19 se quejaba de dolor en una pierna. Le recetó realizarse un ultrasonido.  

Al estudiar los resultados, el doctor observó que había casi un completo bloqueo de flujo de sangre arterial no únicamente en esa pierna, sino en las dos, debido a coágulos de sangre.

Afortunadamente, relata el doctor, él y su equipo lo descubrieron a tiempo y ello hizo que el problema no se expandiera a sus pulmones. Si ello hubiera sucedido, le hubiera podido causar la muerte.

“¿Pero un coágulo de sangre en los pulmones?” Fue la pregunta que me hice en lo personal. Pues bien, en su artículo el doctor relata como recientemente una estudiante universitaria de Indiana con COVID19, murió debido a que los coágulos de sangre que había en su cuerpo viajaron a sus pulmones

En su artículo, el Dr. Metzl relata casos de otros deportistas de diferentes disciplinas al ciclismo que han sufrido de serios problemas luego de haberse curado de COVID19. De aquí que él y sus colegas médicos están advirtiendo a sus pacientes que el corazón es una causa particular de preocupación luego de la recuperación del virus.

Recomendaciones

Para aquellos deportistas que estuvieron severamente enfermos o fueron hospitalizados por COVID19, el Dr. Metzl recomienda lo siguiente:

  1. No hagas ejercicio si todavía estás enfermo.
  2. Retorna de manera gradual al deporte o ejercicio que realices, incluso si tuviste síntomas menores de COVID19.
  3. No hagas más ejercicio si los síntomas regresan.
  4. Si durante tu enfermedad por COVID19 experimentaste dolor de pecho, problemas respiratorios o fatiga durante tu recuperación, entonces consulta con tu cardiólogo.
  5. Si te recuperaste pero luego de un tiempo retornan los síntomas, realiza nuevamente la prueba COVID19.

El Dr. Metzl termina su artículo con recomendaciones simples y de sentido común que solemos olvidar con facilidad. Señala que nadie mejor que uno conoce a su propio cuerpo y que, en términos prácticos (estos son mis palabras), ellos no hacen magia. Dice que si al subir escaleras, correr o pedalear en tu bicicleta y luego de que te hayas recuperado de COVID19, experimentas problemas de respirar o se te dificultan, entonces es muy importante hables con tu doctor.

Concluyendo

Recomiendo ampliamente dar lectura completa al artículo del Dr. Metzl. Si se te dificulta el inglés utiliza el traductor del mismo navegador Chrome o el traductor de Google. Este tema es cosa seria como para dejarlo pasar. Más cuando esta temporada será y está siendo brutal en términos de infecciones en muchos países del mundo.

Por lo pronto a seguirse cuidando, tomando las medidas apropiadas. Y recuerda; el pedalear al aire libre no es necesariamente una protección si pedaleamos en grupo con otros ciclistas. Hay que mantener la debida distancia, siempre.

Actualización: El gravelista profesional Dylan Johnson recién publicó un video en su canal de YouTube donde aborda este tema y cita diversos estudios. Puedes verlo aquí.

Síguenos en: